top of page

El trampantojo, arte que juega con la realidad. Por: Minette Argüello


Techo de la sala de mármol de la abadía de Melk, por Paul Troger, 1732.


La creación de una obra pictórica sobre una superficie implica como principal desafío el anticipar de qué manera se puede aprovechar el espacio del que se dispone de una manera creativa e inteligente que cumpla con el sueño del artista de poder dominar el espacio infinito y aportar la idea ininterrumpida de continuidad de las formas en el espacio, por lo que el arte del trampantojo se desarrolla gradual mente para saciar esta necesidad de explotar el espacio independiente mente de cuan grande o pequeño sea el formato, pero de una manera magistral.

Durante la pintura medieval, hasta el siglo XV, es notable la ausencia del uso de la perspectiva cónica para dotar a las imágenes plasmadas de tridimensionalidad, por lo que la pintura del medievo es muy característica por lo planas que resultan ser sus imágenes al ser realizadas en un entorno que procura mayormente el aspecto simbólico que la lógica de la realidad. Fue hasta la pintura gótica donde comienza a experimentarse una búsqueda de la tridimensionalidad a partir del desarrollo de la tercera dimensión.

Aunque se tiene noción sobre las leyes de la óptica y la perspectiva desde las antiguas culturas de Grecia y Roma quienes hicieron uso de ellas en su arte, fue hasta el renacimiento donde se vuelve a prestar interés en la comprensión y aplicación de estas leyes, por lo que es muy notoria la proliferación de obras mayor mente realistas y con lógica durante este periodo y que se prolongaría hasta más allá del barroco, pretendiendo magnificar la representación pictórica sobre los espacios Amplia experiencia de escenografía para crear espacios ficticios mediante trucos y engaños ópticos. En el arte contemporáneo este interés de jugar con la realidad seria retomado por los artistas del surrealismo y el hiperrealismo.

¿Qué es el trampantojo?

Es una técnica pictórica que genera una ilusión óptica por medio de un efecto visual que hace que una imagen se perciba en tres dimensiones, cuando en realidad se trata de un objeto plano. El nombre viene del vocablo francés “Trompe-l’oeil” que significa: Engaña al ojo. Para lograr engañar a la vista, esta técnica juega con el entorno arquitectónico ya sea real o simulado, la perspectiva, la proyección de sombras, y otros efectos ópticos que ayuden a conseguir una realidad intensificada o sustitución de la realidad que dependerá del punto de vista del espectador

La naturaleza muerta es quizá el genero que ha brindado la mayor posibilidad a los artistas para experimentar con el ilusionismo, sobre todo durante los siglos XVII y XVIII, sosteniendo la intención de juego de apariencias, hacer pasar por real lo que no lo es. Los artistas despliegan toda su imaginación y habilidad técnica para construir imágenes sorprendentes. ¡Qué realidad más ineludible que la que recrea el paso del tiempo sobre los objetos vistos como se aprecia en cada detalle de los bodegones!

Actualmente la fotografía y el cine son en si mismos recursos para producir un engaño visual o fingimiento de la realidad, proliferaron como parte de la búsqueda de efectos especiales en el cine, antes de la utilización de efectos digitales. Estas obras nos hacen replantearnos que lo que tomamos como real es tan solo una ficción, el marco ya no es el límite de una obra.


Intarsio de Fray Giovani di Verona, 1500.


Intarsio de Fray Giovani di Verona, 1500.


Bodegón de Luis Egidio Melendez,1772.


Trinidad de Masaccio,1425.


Pala di Brera, Piero della Francesca, 1472.


Anunciación de Ascoli, 1486.


Cúpula de la catedral de Parma, Corregio, 1530.


Escapando de la crítica, Pere Borrell del Caso, 1874.


La condición humana, Rene Magritte, 1933-1935.

1 visualización0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page