top of page

La catrina: Más allá de un icono cultural. Por Minette Argüello


La catrina de José Guadalupe Posada, grabado en metal, publicado en 1873.


La celebración mexicana del Día de Muertos, el 1 y 2 de noviembre, es, en realidad, una festividad en honor a los difuntos que se distingue por la instalación de altares domésticos y el meticuloso arreglo de las tumbas en los cementerios, aunque desde hace algunos años, ha florecido en paralelo, tanto en México como en el exterior, el arte de las Catrinas y Catrines, figuras esqueléticas que lucen sus caras maquilladas y trajes en fiestas y desfiles callejeros.

La tradición original, incorporada por la Unesco en 2008 a su lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, tiene lugar para las fechas católicas de Todos los Santos y Fieles Difuntos e incorpora creencias indígenas.

En discotecas y desfiles, en cambio, el maquillaje y los trajes son lo esencial. Las mujeres llevan el rostro pintado, vestidos largos y arreglos en la cabeza. Ellos van generalmente de traje oscuro y sombrero, sin más rastro del cuerpo que la representación de los huesos, los dientes y las oquedades vacías de los ojos.

El origen de la Catrina del Día de Muertos es la “Calavera Garbancera, una cara esquelética con sombrero elegante que fue creada por el ilustrador y grabador José Guadalupe Posada (1852-1913) como una crítica a la sociedad de su época. “Garbancera” es la palabra con que se conocía entonces a las personas que aún teniendo sangre indígena dejaron de vender maíz para vender garbanzos pretendiendo ser europeos ya fueran españoles o franceses y renegando así de su propia raza, herencia y cultura.

Desde entonces ha ido en aumento la presencia de estas elegantes calaveras conocidas como catrinas en los altares de muertos. Este símbolo mortuorio también se ha convertido en el disfraz más alegre de la celebración del Día de los Muertos. Los mexicanos se maquillan como ella y pasean por las calles, dando la sensación de que todos los esqueletos del país se han levantado para pasear entre los vivos por una noche.

En la actualidad la figura de "La Catrina" es la imagen más representativa del Día de Muertos y México. Hoy en día es uno de los disfraces y maquillajes más utilizados, dejó de ser un dibujo en papel para convertirse en un elemento de nuestra cultura mexicana totalmente vivo. Culturalmente la catrina ha trascendido más allá de un icono de una tradición mexicana, pues, aunque es un personaje muy comercializado en artesanías, la industria de la moda, el cine, la publicidad, etc. también se han valido de la imagen de este personaje con fines publicitarios y comerciales, aprovechando la gran aceptación por parte de la población mexicana y extranjera a quienes hace gracia el personaje y gustan de imitar las cualidades estéticas de la catrina.

A continuación, una selección de imágenes que ilustran la interpretación del tema.


Catrina del artista Sergio Guerrero.


La catrina en el fragmento central del mural paseo sobre la alameda en una tarde dominical de Diego Rivera.


La Catrina, pintura de Sergio Rivera Martínez.


Caracterización de catrina para desfile de la revista Vogue.


Disfraz de catrina para certamen de belleza.


Catrina de Veracruz pintada por Jesús Buenrostro Galicia.


Los cuentos de la catrina, obra de teatro para celebrar día de muertos.


Artesanía mexicana sobre la catrina.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page