top of page

Pop Art ¿Arte critico o complaciente? Por: Minette Argüello


Roy Lichtenstein, el auto, 1963.


El Arte Pop fue un movimiento que surgió a finales de la década de 1950 en Inglaterra y Estados Unidos como una reacción artística contra el Expresionismo Abstracto, al que consideraban vacío y elitista por identificarse con la parte privilegiada de la sociedad.

Se caracteriza por el empleo de imágenes y temas tomados de la sociedad de consumo y de la comunicación de masas y los aplican al arte, imágenes fáciles de identificar y de reconocer, elevándolas hasta la valoración de arte al cambiar el sentido estético de una imagen para que alcance un juicio crítico. Este arte se vuelve accesible a toda la sociedad, pues ya no se trata de un universo al que sólo quedaba resguardado en los museos, pues se extiende también por las calles.

Describía lo que hasta entonces había sido considerado indigno para el arte: la publicidad, las ilustraciones de revistas, los muebles de serie, los vestidos, las latas de conservas, la comida callejera, botellas de refresco, etc. Esto se lleva al arte, surgiendo un estilo desnudo y mecanizado de series reproducidas que enlaza directamente con el mundo de la publicidad.

En la elaboración de las obras encontramos todo tipo de materiales, desde diferentes clases de pinturas como las ceras o el óleo, hasta otros elementos como las fotografías, impresiones, etc. Es muy común la utilización de técnicas como la yuxtaposición (sobreposición), el collage o el foto-montaje, seguramente influencia directa del movimiento dadaísta, teniendo en cuenta que cada autor se crea un estilo personal.

Se trata también de un arte de contenido político y muy consciente de la realidad de nuestra sociedad de consumo, revelándose como la manifestación plástica de una cultura que se caracteriza por varios factores como son el consumo vertiginoso, la tecnología, el ocio, el consumo, las modas, la democracia, etc. Todo fabricado, empaquetado y listo para venderse, pues el arte, más que nada, es otro producto y para un mayor rendimiento se puede producir en serie.

Esta corriente artística de la etapa modernista realza el valor de la cotidianeidad. De este modo, a través de imágenes y representaciones de objetos populares intenta retratar la realidad del momento. Un presente encaminado hacia un cambio cultural que se desarrollaría en los años posteriores, principalmente en la década de los 60, años en los que el Pop Art alcanza su máximo auge.

El Arte Pop fue apreciado y aprobado por el público gracias a sus formas fáciles y divertidas y a sus contenidos, que podían ser captados sin dificultad, pero no comprendieron su carga de ironía y de ambigüedad.

A continuación, algunas obras de sus principales representantes.

David Hockney, cuadro con dos figuras, 1971.


Roy Lichtenstein, mujer en el baño, 1963.


Andy Warhol, shot Marylins, 1964.


Keith Haring, Andy mouse, 1986.


Claes Oldenburg, Spoonbridge and Cherry, 1988.


Claes Oldenburg, alfileres voladores, 2000.


Romero Britto, Mona Cat, 2007.


Yayoi Kusama, obsesión de puntos, 2003.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page