top of page

Arte cinético. Obras de arte que cobran vida a través del movimiento. Por: Minette Argüello


Theo Jansen, estructura mecanizada que se mueve con viento, de la serie bestias de playa.


A lo largo de la historia del arte, las obras de arte han sido una interpretación que materializa la realidad del tiempo al que pertenecen, todo este patrimonio artístico de obras que nos fue legado permanece estático en el espacio que las custodia. En el contenido de muchas obras de arte tanto bidimensionales como tridimensionales se busca la simulación del movimiento congelándolo a través de la obra como un objeto inerte. Ejemplos de ello los encontramos en las escenas de cacería de las pinturas rupestres o las esculturas de atletas de los antiguos griegos.

El arte cinético es una corriente artística cuya principal finalidad nace de la necesidad de llevar al “Movimiento” que se simula en la obra estática a obras que manifiesten al movimiento tal como lo percibimos físicamente en la realidad. Esta influenciado por el manifiesto realista de Naum Gabo de 1920, en el que rechaza los ritmos estáticos del arte egipcio, con lo que pretende ser una contraposición a la rigidez de este estilo de representación.

Es en el Paris de mediados del S. XX donde se formaliza y reconoce al arte cinético como una novedosa corriente artística que integra al movimiento físico espacial como elemento plástico dominante tanto en la obra bidimensional como en la tridimensional, teniendo mayor presencia en los objetos tridimensionales, que hacen que al arte cinético se le considere como una evolución de la escultura convencional.

Los orígenes de este arte se remontan a la creación de los móviles por Alexander Calder quien realizaba conjuntos de estructuras de alambre que sostenían pequeñas piezas de metal, conjuntos que quedaban suspendidos en el espacio para ser desplazados por el aire. Alexander definía a su creación de la siguiente manera: Un móvil es un trozo de poesía que baila con el gozo de la vida y sus sorpresas.

Dentro de las características que destacan del Cientismo podemos mencionar las siguientes:

. Se basa en la búsqueda del movimiento, con lo que este ya no es imaginado, si no que ahora es percibido sensorial y materialmente.

. La estructura de la obra es rigurosamente planificada para cobrar vida con alguna fuente de energía, con lo que los trabajos suelen ser considerados como una fusión entre el arte y la ingeniería.

. Sus recursos para generar movimiento son ilimitados al integrarse a diversas fuentes de energía como lo son la energía natural obtenida a partir de elementos ambientales como el flujo del agua y el aire, la energía por el movimiento interactivo que depende de la manipulación de la obra por una persona y la energía artificial generada a partir de la electricidad, el magnetismo, la combustión, entre otras fuentes.

. Genera una interacción muy cercana entre la obra y el espectador, pues el espectador ya no solo contempla la obra, sino que se interrelaciona con ella físicamente.

. La obra se concibe como una realidad transformable inducida por un mecanismo que la modifica, esta a su vez se armoniza con el espacio que ya no solo resguarda a la obra, sí no que forma parte de ella.

Es tal el impacto del arte cinético que se considera una evolución matemática de la abstracción por la repetición de secuencias de líneas, formas y colores que actúan en conjunto para generar la percepción de ritmos visuales al ser sometidas al movimiento, permeando mas las emociones del espectador en su relaciono y percepción de la obra, destacando también la armonización entre ciencia y arte que cada vez es mas evidente con el avance de la tecnología. Hoy en día el arte cinético se ha ligado con el digital art, donde el espectador interactúa con instalaciones regidas por medios digitales que representan el movimiento de manera virtual, aunque se piensa que el movimiento virtual rompe con el encanto del movimiento del que gozaban las obras regidas por el estudio de la física del movimiento de los objetos reales.

Dentro de los tipos de obras de arte cinético podemos encontrar las obras Estables: Estructuras fijas en las que el espectador debe desplazarse alrededor de ellas para percibir el movimiento. Estas obras dependen de la luz natural o artificial para generar una ilusión óptica.


Vega Lep, Víctor Vasarely, pintura en acrílico, 1970.


Francisco Sobrino Ochoa, estructura con paneles reflectantes de metal.


Positivo y negativo, Víctor Vasarely, estructura en metal.


Penetrable, Carlos Cruz Diez.


Las obras móviles: Estructuras que producen un movimiento real cambiando su estructura y forma constantemente. Estas obras dependen de alguna fuente de energía (natural/artificial) o la manipulación directa de una persona.


Viento, Cesar Manrique, escultura móvil en metal impulsada por viento.


Anthony Howe, estructura móvil en metal impulsada por viento.


Maquina con 22 residuos, Arthur Ganson.



Anthony Howe, estructura móvil en metal impulsada por viento.


Las obras penetrables: Instalaciones en espacios reales que requiere que el espectador entre en ellas para percibir el movimiento.



Penetrable, Jesús Rafael Soto, instalación.

26 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page