top of page

Arte ingenuo, el encanto del arte Naif. Por: Minette Argüello


Cumpleaños desnudo y el baño Por: Beryl Cook.


Usualmente las personas con inquietud de incursionar en el arte de la pintura ejecutan esta disciplina a través de una manera autodidacta, experimentando libremente con los materiales y los temas a desarrollar. Estas personas suelen denominarse como pintores aficionados, pues gozan de las virtudes de la práctica de la pintura como una actividad: recreativa, desestresante, divertida, entretenida y liberadora, independientemente hacerlo de manera profesional. Pero hubo un estilo artístico que comenzó a gestarse a finales del S. XIX, en el que el trabajo de artistas autodidactas sin ninguna formación académica, impulsados solamente por la inquietud de pintar, fue elevando poco a poco su trabajo al carácter de un objeto de valor artístico.

El arte “Naif” es un estilo de pintura de carácter figurativo, en el que se rechaza la representación convencional de los objetos reales, por lo que es considerado como un arte simple carente de técnica y otras cualidades del arte clásico. El vocablo francés Naif significa ingenuo, por lo que a los representantes de este estilo se les suele ubicar con este adjetivo, pues sus obras suelen asociarse a un contexto infantil debido a la ingenuidad y espontaneidad de la obra.

Los artistas Naif son artistas autodidactas que huyen de los convencionalismos del estilo académico, creando pinturas alejadas del adiestramiento en las escuelas oficiales en cuanto estilo y estética academicista. Su obra busca la simplicidad para ofrecer una visión del mundo más sincera y alejada de artificios, apegándose más a la imaginación y vivacidad que el artista refleja en la obra, siendo así que fueron conocidos también como primitivos del S. XX.

Aunque este estilo de arte paso desapercibido en sus inicios, comenzó a ser valorado después de la segunda guerra mundial como un sedante ante las agobiantes consecuencias de la guerra, por lo que su intención se potenciaba a ser un arte que puede ser comprado.

Sus principales características son: contornos definidos con mucha precisión, falta de perspectiva, sensación volumétrica plana enriquecida por medio de un extraordinario colorido con tendencia a colores brillantes y saturados, pintura detallista y minuciosa y gran potencia expresiva, aunque el dibujo puede ser incorrecto.

Entre los temas que destacan en estas obras podemos encontrar: los paisajes, las fábulas, los cuentos, mitos, costumbres, vida campesina, tradiciones, religión, retratos y un rico imaginario del mundo de los sueños, haciendo a la obra rica en contenido visual.

Henri Rousseau es el principal representante de este estilo que se extendió a diversas partes del mundo. Este estilo sigue vivo en esta actualidad, es muy persuasivo sobre todo para los niños que se sienten atraídos a la práctica de la pintura, este estilo que demuestra que no es necesario ser un profesional de la pintura para gozar de la dicha de empaparse en esta disciplina, siempre y cuando estés comprometido con el placer de pintar.

A continuación presento obras de algunos exponentes de este estilo.


La jungla de sueños, Henri Rousseau, óleo sobre tela, 1910.

Invierno seco, Iván Rabuzin, óleo sobre tela, 1974.

El caballo blanco, Camille Bombois, óleo sobre tela, 1920.

Figura femenina, Dora Holzhandler, óleo sobre tela, 1928.

Conflictos y tensiones, Wilson Bigaud, óleo sobre tela, 1957.

Virgen de la candelaria por Juanita Ramos.



15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page
UA-137785514-2