top of page

En busca de la mujer artista. Rosa Bonheur. Por: Minette Argüello


La feria de los caballos, Rosa Bonheur, óleo sobre lienzo, 1852-1855.


Continuamos destacando la presencia de mujeres que se distinguieron por su trabajo y dedicación en el mundo del arte, adentrándonos en esta ocasión en la vida de una mujer que además de trascender por su labor pictórica, desafío también los convencionalismos establecidos de la época sobre roles de género y libertad sexual.

Rosa Bonheur fue una prodigiosa pintora nacida el 16 de marzo de 1822 en Burdeos (Francia). Es proveniente de una familia de artistas, pues su padre fue el pintor Raymond Bonheur y su madre Sophia Marquis que era profesora de música, lo que influyo en que tanto Rosa como sus tres hermanos se interesarán en dedicarse a la pintura y escultura.

De pequeña, Rosa presentaba dificultades para aprender a leer, por lo que su madre le propuso que eligiera un animal por cada letra y lo dibujará, con ello no solo motivaría el aprendizaje de las letras a la pequeña, sino que también impulsaría su interés por los animales y una temprana inclinación por el dibujo. El padre estuvo ausente de la familia durante un largo periodo al pertenecer a una doctrina conocida como Sansimonismo (doctrina que combina aspectos del cristianismo y del socialismo, en virtud de una sociedad igualitaria), por lo que su madre fue su mentora.

A la muerte de la madre, Raymond Bonheur comienza a hacerse cargo de sus hijos, por lo que se trasladan a Paris donde había fundado una escuela femenina de dibujo, de la que Rosa se haría cargo a la muerte de su padre. Rosa aprovecho su nueva vida en Paris para nutrir su talento artístico al acudir constantemente al Louvre para copiar obras de su colección. Tal fue su cariño por la vida rural y los animales, que se centró en el estudio más especializado sobre zootecnia al acudir a clases de veterinaria como oyente, hacia visitas a la campiña parisina para dibujar y acudía a mataderos y ferias de ganado para familiarizarse cada vez mas con el estilo de pintura animalista (representación de animales). Su distintivo fue haber adoptado las temáticas sobre el entorno rural, la ganadería y el desplazamiento de pastores con sus rebaños entre naciones, muy ocasional mente llego a retratar figura humana como elemento principal.

Su obra comienza a darse a conocer entre 1843 y 1844 con su participación en exposiciones de arte en Paris, logrando como artista ser acreedora a importantes reconocimientos como la medalla de oro por su participación en la exposición anual de la academia de Bellas Artes en 1848, logro que traería su primera comisión de obra para el gobierno francés, además de haber recibido la gran cruz de la legión de honor francesa. Curiosamente su trabajo fue mejor admirado en Inglaterra, pues sus temas satisfacían los gustos de la época victoriana por el paisaje rural.

Separadamente de su éxito profesional, fue la libertad con la que vivió su vida personal lo que acrecentó su fama al oponerse a los convencionalismos de género, presentándose con toda naturalidad ante la sociedad vistiendo y actuando como un hombre, pues así se sentía más cómoda, ignorando cualquier crítica, además de haber manifestado desde muy joven su homosexualidad entablando duraderas relaciones sentimentales con 2 mujeres también artistas que le acompañaron cada una a su momento en el transcurso de su vida.

Rosa Bonheur muere el 25 de mayo de 1899 cerca de Fontainebleau. Es recordada como la gran pintora de animales que acerco la vida campestre al público urbano, además de su carácter rompedor con los convencionalismos sociales del s. XIX.

Inglaterra la homenajeo en 1905 al contemplarla dentro de la publicación del catalogo mujeres artistas del mundo. Su trabajo la convirtió en una figura importante dentro de la escuela realista y naturalista.

A continuación, una recopilación de su trabajo pictórico.


Cambio de los pastos, óleo sobre lienzo. 1863.


Sultan y Rosette, Los perros de los Czartoryski, acuarela, 1852.


Pastor de las Higlands, óleo sobre lienzo, 1859.


Arando en el Nivernails, óleo sobre tela, 1849.


Reunión de caza, óleo sobre tela, 1856.


El destete de los terneros, óleo sobre tela, 1879.


Muleros españoles atravesando los pirineos, óleo sobre lienzo, 1879.


La realeza en caza, acuarela, 1885.


Jabalís en la nieve, pintura sobre tabla, 1870.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page