top of page

Silhouette. El arte del retrato antes de la fotografía. Por: Minette Argüello


Auguste Edouart, retrato de Abbott Lawrence y familia, S. XIX.


Antes de la fotografía, las siluetas recortadas en papel y enmarcadas eran un recurso muy accesible para obtener un retrato que mantenga vivo el recuerdo de una persona para la posteridad. El retratado quiere permitirse el derecho de morir dentro de una imagen para después ser resucitado en ella, pues el retrato ofrece una promesa de inmortalidad y trascendencia.

La revolución francesa trajo consigo importantes cambios en la sociedad y la cultura, acercando nuevos privilegios a las clases más desfavorecidas, dentro de los que se incluyó la posibilidad de tener un retrato, obras a las que solo podían acceder la personas con privilegio económico para pagar el trabajo de un buen pintor. El retrato a partir de una silueta fue una forma popular de arte a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX especialmente en Francia e Inglaterra, gestándose una naciente cultura popular de la imagen por medio de una moda artística denominada “Silhouette”. Se dice que el termino alude al ministro de hacienda de la corte de Luis XV de Francia Étienne de Silhouette quien disfrutaba recortar en papel retratos en forma de siluetas, por lo que su apellido fue asociado a esta práctica que se popularizaría primero en las cortes para extenderse al resto de la población, aunque este arte se atribuye a la China del S. VI.

El Silhouette aprovechaba las ventajas tecnológicas de las invenciones que se encaminaban a la formación de la fotografía, como el fisionotrazzo (máquina para trazar perfiles basado en el pantógrafo que permitía reproducir imágenes a distintas escalas), con él se podían registrar en grandes cantidades los contornos de las personas que fueron retratadas, encontrando en esta práctica un negocio muy lucrativo.

Utilizar siluetas es jugar con el simbolismo subconsciente que genera simplificar al máximo una imagen elegida, por ello la inquietud de tener un retrato de este estilo, pues genera cierta inquietud apreciar una imagen que conserva el anonimato del retratado.

Para comprender un poco más a fondo las cualidades plásticas del Silhouette, es necesario comprender el termino de silueta desde su concepción más elemental para entender su uso como una necesidad comunicativa. Una silueta es la imagen de una persona, animal, objeto o escena representada a partir de una forma solida de un solo color (generalmente negro), resaltando sobre un fondo claro que ayuda a entender la imagen.

Desde la pintura rupestre se aprecia una necesidad de representar una escena desde sus formas más básicas, como un medio iconográfico para interpretar y planear estrategias de cacería, aunado a la representación simbólica de toda una cosmovisión del hombre en relación con su entorno a través del tiempo. Posteriormente las siluetas comenzaron a ser vistas como piezas de arte decorativas donde el siluetista consigue trazar un perfil personalizado.

Conforme se fue definiendo el arte del diseño, su uso se diversifico iconográficamente por medio de muchas aplicaciones prácticas en nuestras vidas cotidianas, pues la silueta al ser una imagen muy clara y simplificada ayuda a la identificación rápida de un objeto y su mensaje como lo es con los señalamientos de tránsito, identificación geográfica de territorios, la representación de monumentos, edificaciones, objetos de la naturaleza, etc.

Trabajar con siluetas como recurso creativo aún sigue siendo una práctica muy enriquecedora, pues el tema se ha alimentado agregando escenas o efectos de color que juegan con la sobriedad y la percepción con la que concebimos a estos cuerpos sólidos. En cuanto al género de retrato en fotografía es muy curioso notar como esta tecnología tan avanzada aún trata de recrear la intención del Silhouette, jugando con las herramientas que ofrece la cámara en función de la iluminación ya sea natural o artificial para dar vida a imágenes que capturadas a contraluz vuelven a despertar la curiosidad por esa imagen que oculta el contenido dentro de un contorno.

A continuación, una selección de obras que ilustran diversas maneras creativas en las que se ha abordado el uso de las siluetas.


Caza de búfalos, Tassili n'Ajjer, Sáhara, Argelia.


Retrato de Niccoló Paganini por Auguste Edouart, 1835.


Retrato de Lucinda Carpenter y Abigail Forrester por Auguste Edouart, 1841.


Retrato de una niña anónima por William Bache, S. XIX.


Ilustración de Kara Walker, artista contemporánea que refleja estereotipos raciales a través de sus imágenes.


Nikolai Tolstyh, fotos de siluetas de animales sobre papel en un ambiente natural.


Nikolai Tolstyh, fotos de siluetas de animales sobre papel en un ambiente natural.


John Marshall, utiliza siluetas de cartón que se funden con el paisaje aprovechando la luz del atardecer.


Michel Ocelot, ilustración animada del cuento El marinero y su gata, de la serie Dragones y princesas.


Silueta representativa de la película Pulp fiction dirigida por Quentin Tarantino, como muestra del fenómeno iconográfico del cine en la sociedad.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page